Perú intenta reemplazar por café y cacao los cultivos de hoja de coca en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro, una zona tradicionalmente cocalera que ha sido dominada durante décadas por el narcotráfico y remanentes de la guerrilla Sendero Luminoso.