Es la unión de los tejidos de dos plantas, de forma tal, que continúe su desarrollo como una sola. Una de ellas es la yema que aporta las ramas, hojas y frutas (copa) y la otra es el patrón, el cual constituye el pie de la planta (soporte) y con forma el sistema radicular.