Cuando no se cuenta con los resultados del análisis de suelo y no es posible conocer qué tan disponibles se encuentran los nutrientes, en los planes de fertilización deben incluirse dosis altas de cada elemento, con el fin de garantizar los requerimientos que demanda el cultivo del café en sus diferentes etapas.