Un agricultor costarricense de tercera generación mira con orgullo sus plantas de café florecientes, que crecen en la tierra fértil de su finca. Don Oscar Chacón ha estado utilizando métodos de cultivo favorables con el clima durante años en su granja. Está convencido de los beneficios de ser ecológico.

Ahora, la Agencia Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ, en sus siglas en alemán) colabora con el Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE) y otros socios para desarrollar Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas (NAMAs, por sus siglas en inglés), enseñando a otros 6.000 agricultores a hacer lo mismo. La primera NAMA en implementación es la NAMA Café (NAMA Café de Costa Rica).

El café supone la mayor exportación de Costa Rica, pero también uno de los mayores emisores de CO2 del país. Reducir el uso de fertilizantes, usar agua y energía de manera más eficiente en el procesamiento del café, entre otras acciones a implementar, debería ayudar a Costa Rica a alcanzar su objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2021.

Un videoreportaje de Katja Döhne

  • Fuente: http://www.dw.com/es/bebiendo-caf%C3%A9-para-el-clima/a-39923143