El mercado del café está empezando a desacelerarse conforme el crecimiento en varias de las principales economías del mundo se estanca, según Illycaffe, uno de los mayores tostadores de Italia. El consumo de café ya no está aumentando a una tasa de alrededor de 2%, dijo Andrea Illy, presidente de la junta directiva de la compañía con sede en Trieste, en una entrevista en Ginebra. Brasil, el mayor productor mundial, se encuentra sumido en una crisis económica, la economía china se está desacelerando y el mercado europeo del café está saturado. “Después de varios años de crecimiento, hemos alcanzado un techo en el consumo”, dijo Illy la semana pasada antes de la cena anual de la Asociación Suiza de Negociantes de Café. “La aceleración del consumo en la última década ha sido impulsada por el crecimiento económico. No olvidemos que Brasil ha sido uno de los mayores contribuyentes a este aumento del consumo y Brasil está en problemas”, dijo. Los analistas están divididos sobre las perspectivas de consumo mundial de café. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos prevé que el crecimiento se desacelerará a 1.3% para la temporada 2017-2018 y que Rabobank International prevé 2.5%, aproximadamente lo mismo que el año pasado. Citigroup Inc. espera un aumento de 1.4% en el consumo. La demanda en Europa ya es alta. Allí, 85% de la población consume café, dijo Illy. En EE.UU., la popularidad de los cafés de gama alta, como los vendidos en cápsulas, significa que hay menos residuos y ello reduce el consumo total. “El café prémium canibaliza el café tradicional”, dijo. “Las cápsulas son mucho más eficientes, consumen menos café por taza”. Sin embargo, agregó que los consumidores terminan bebiendo más a menudo. En China, la economía no está expandiéndose tan rápido como en el pasado y el crecimiento de la demanda de café es de una base muy baja, dijo Illy. Aunque los consumidores todavía están enganchados con el té, la perspectiva para el café es auspiciosa conforme la globalización y la urbanización conduce a más jóvenes a beberlo. El crecimiento de la demanda de café de China, especialmente en las ciudades costeras, se asemeja al de Japón, ahora uno de los principales consumidores del mundo. “Tal vez en una generación, China, gracias a los números muy grandes que tienen, se convertirá en uno de los cinco principales países consumidores”, dijo. “En Japón y luego en los tigres asiáticos, el aumento del consumo de café ha sido proporcional al aumento de los ingresos disponibles”. Illycaffe opera 13 tiendas y cafés en China y está planeando abrir otro en Chengdu a finales de este año. La producción de café está aumentando; los operadores esperan una gran cosecha en Brasil el próximo año y una mayor producción de Vietnam. El café arábica, el tipo más caro usado por Illycaffe, cayó 4.1% en Nueva York este año. Los granos robusta, favorecidos por el café instantáneo, bajaron 6.3% en Londres. “Después de más de una década de crecimiento, hay un pequeño momento de consolidación”, dijo Illy. “Podemos tener la súper cosecha en Brasil, la súper cosecha en Vietnam, la súper cosecha en Colombia, así que tal vez exista el peligro de un exceso de oferta, con una posible pero no probable consecuencia en los precios”.