Barry Callebaut, la compañía suiza que es la más grande productora de chocolate y productos de cacao del mundo, ha comenzado la venta de un chocolate que tolera hasta 37,5º de calor sin derretirse, o sea que puede aguantar cuatro grados más que la receta estándar de chocolate sin comprometer su sabor. La compañía dice que el chocolate será atractivo para fabricantes que operan en climas cálidos, como el sudeste asiático o América latina, donde el chocolate se derrite en las góndolas durante los meses de verano. Ya en 2009 la compañía hacía sacado un concepto que llamó chocolate Volcano con un punto de derretido de 55º. Esa variante es legalmente reconocida como chocolate, pero su sabor es diferente al de la fórmula estándar del producto. Ideal para kioscos en zonas cálidas Por demás sabemos que no es aconsejable comprarnos en un kiosco una barrita de chocolate en el mes de enero. Expuesto al sol o al calor el chocolate se derretirá antes de llegar a la boca y dejará las manos hechas un desastre. Eso está por cambiar. La compañía cree que con este avance se derribarán las barreras que impiden el crecimiento de las ventas en zonas cálidas. El chocolate resistente al calor no es una novedad. La marca norteamericana Hershey daba barritas de "chocolate tropical" a los soldados durante las segunda guerra mundial y también en los 90 a los que combatían en la Guerra del Golfo. Pero el año pasado se renovaron los esfuerzos por perfeccionar la calidad del chocolate resistente al calor. La razón, en los mercados centrales el mercado está saturado y no hay mucho margen para el crecimiento. El aumento de las ventas queda, por ende, supeditado a aumentar la ventas tras latitudes. El mercado chino es muy tentador: allí todavía no es común consumir chocolate.