Francesca llega a este blog por sugerencia de uno de los lectores. Al conocerla, entiendo cómo es que este espacio ha logrado transmitir a su público su objetivo; porque ella es una Millennial por donde se la mire. Francesa se define como una persona apasionada por lo que hace, curiosa y libre del mundo de oficinas. Le gusta manejar sus tiempos y usar su creatividad para lo que necesita… para lo que quiere. Lo que más le caracteriza es la pasión por cada cosa que se ha propuesto, desde las buenas notas que conseguía en la universidad hasta su exitoso emprendimiento. Hoy es dueña y directora de Q’uma Chocolate. ¿Cuáles han sido los retos a nivel social que implica trabajar en lo tuyo? En realidad ha sido un gran reto tomar ese paso porque siempre han pensado en mi como “la alumna perfecta”. En el colegio era la chica de buenas notas, de las primeras de la clase que siempre se preparaba para entrar a una buena universidad. Toda mi vida escolar fue dedicada a entrar a una buena universidad, luego entrar a un buen trabajo para con esfuerzo tener un buen puesto y así, armar mi vida. El camino seguro. Claro. Hice las cosas con lo que mi familia y la sociedad me inculcaron. Al entrar a la Universidad del Pacífico me esforcé y termine como una de las primeras.., era muy estructurada y estaba concentrada en lograr un buen puesto. Incluso tenía el ejemplo en mi familia de mi papá y todo estaba en orden. Me imagino. ¿Cuál es el turning-point? Al terminar la universidad entré al mundo corporativo. Primero estuve en banca y luego en una empresa de productos de belleza; eso me hacía feliz pero no me sentía completa. La gente con la que trabajaba era muy buena onda, el ambiente laboral era bueno, aprendía un montón y entonces me di cuenta que no era que no me gustaba mi trabajo pero no me entendía: ¿Toda mi vida me había preparado para esto? No me sentía 100% completa y entonces entendí que había hecho todo lo que otros esperaban de mi, pero yo no me sentía bien con eso. Entonces… Empecé a buscar alternativas y me di cuenta que no era una persona de empresa. ¿Saliste de trabajar en oficinas con algo en la cabeza, o saliste y a ver qué pasa? No quería salir a la nada, iba buscando opciones. Fue entonces que empecé sin darme cuenta con el tema del chocolate hace ya varios años. Viajé a la selva por semana santa y tuve mi primer contacto con un agricultor que nos mostró frutas de la selva que claro, ahora son más conocidas: cocona, carambola, etc. Además nos explicaron todo sobre el Cacao. Yo estaba maravillada. ¡Nunca en la vida había visto una mazorca de Cacao! Me sentía totalmente ignorante. Wow Uno no sabe, no se pone a pensar de dónde viene el chocolate; y estaba ahí, presenciando el proceso de producción. Claro, qué buena experiencia. ¡Qué precisa! Sí. Reconecté con esto cuando en mi búsqueda conocí a alguien que estaba muy cercano al mundo del cacao. Al hablar con esta persona un poco más, me gustó el tema y sin decidir nada fue que empecé a investigar y a buscar más información Durante 6 meses, en paralelo a mi trabajo, leía las noches de los fines de semana todo sobre los derivados del cacao. ¿En serio? Sí pues, porque en realidad mi familia me decía que no podía dejar todos estos años de esfuerzo para llegar a mi puesto de trabajo por nada; tenía un poco esa presión. Estaba en una buena empresa y tenía un línea de carrera clara. ¿Tu crees que en algún momento volverías al mundo corporativo? No lo haría, y no solo porque no volvería; sino porque en el Cacao y el Chocolate he encontrado mi pasión. Descubriendo este mundo he quedado cautivada. Empecé a ir a la selva, a hacer inspecciones de campo y poner en práctica todo lo que había leído. ¿Cuál es la clave para tener un buen chocolate? La clave es el Cacao, así de simple. Y al final, ¿tu familia te apoyó? Lo siguen haciendo. No fue fácil al inicio pero nunca he perdido su apoyo. ¿Cómo te sientes ahora que era la directora y creadora de una marca de chocolates en Perú? No podría estar más feliz con la decisión que he tomado. De mi círculo de amigos cercanos soy la única que ha tomado esta vía de crear algo propio y repito; no podría ser más feliz. ¿Cómo manejas tus tiempos? En realidad, soy muy organizada, pero lo que pasa es que al emprender ya no vas a trabajar, sino que el trabajo el parte de mi vida. De lunes a domingo yo pienso y respiro chocolate, ya es parte de mi vida. No tengo vacaciones y no las quiero. ¿En algún momento has pensado abandonar el proyecto? Hubieron etapas difíciles en las que te cuestionas si esto va a funcionar o no. No encontraba salida, pero si realmente es lo que uno quiere lo vas a sacar adelante. ¿Piensas hacer una maestría? En este momento no. Por ahora, prefiero compartir lo que he aprendido con gente menor en la universidad de repente; compartir mi experiencia con el emprendimiento. ¿Cómo decides hacia dónde quieres llevar la marca? Mi sueño empezó cuando descubrí el International Chocolate Awards, que es como el Oscar de los chocolates. En Perú tenemos una cantidad de variedades que no se encuentran en otras partes del mundo, es como el vino. Cada variedad tiene una particularidad según la zona. Nosotros somos, como siempre leemos, un país de materias primas. Sacamos el cacao a EEUU, Suiza, etc; y recibimos el producto con valor agregado. Así creemos que el mejor chocolate viene de estos países… Suele pasar. ¿Cuál es tu sueño? Que el chocolate peruano sea reconocido como producto bandera y que se reconozca como tal a nivel mundial. Igual que el Pisco Sour, cada vez que alguien viene de fuera por vacaciones, regalarle un pedazo de chocolate… ¡Buena idea! Ya para terminar; ¿cómo es tu estilo de vida? Viajo bastante por temas de trabajo, porque desde el año pasado estoy exportando a EEUU (con vistas a entrar a Canada y Europa), paro en ferias de chocolate como la de París (donde no nos quedó nada) o la de México. Cuando estoy acá soy muy tranquila, me gusta salir a comer, innovar, etc Gracias Fran. ¡Por tu tiempos para la entrevista y por los chocolates! Gracias a ti.

  • Fuente: http://blogs.gestion.pe/millennials/2016/11/francesca-valdivia-en-el-cacao-y-el-chocolate-he-encontrado-mi-pasion.html
  • Enlace: click aquí