Tomar el equivalente a dos o tres tazas de café diarias podría ayudar a reducir los casos de disfunción eréctil según un reciente estudio. Para la investigación se ha analizado el consumo de cafeína de 3.724 hombres de hasta 20 años que participaron en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición en Estados Unidos (NHANES, por sus siglas en inglés). Para el estudio se ha preguntado a los hombres por la disfunción eréctil y el consumo de cafeína para estimarlo en miligramos diarios y ponerlo en relación con el peso para para su correcta evaluación. Concretamente, los investigadores han encontrado que la disfunción eréctil se reduce a partir del equivalente a tres cafés diarios (de 85 a 170 mg/día) mientras que los hombres que tomaban menos de esa cantidad eran más propensos a la disfunción eréctil, aunque no se pueda hablar de una tendencia. Los participantes que consumían entre 85 mg y 170 mg de cafeína al día eran un 42% menos propensos a sufrir disfunción eréctil en comparación con aquellos que no bebían ese estimulante. Sin embargo, se ha constatado el aumento de los casos de disfunción eréctil en un 39% en los hombres que beben entre 171 mg y 303 mg de cafeína al día. En el análisis de los resultados se puede leer que «el mecanismo biológico sugerido [por el estudio] es que la cafeína desencadena una serie de efectos farmacológicos que conducen a la relajación de las arterias del pene [llamadas] helicinas, y el músculo liso que recubre los espacios cavernosos, aumentando así el flujo de sangre del pene». No afecta igual a los diabéticos Además, la asociación entre el consumo de cafeína y la reducción de la disfundicón eréctil se ha constatado entre hombres con sobrepeso e hipertensos, pero no así entre los hombres diabéticos. En cualquier caso el estudio ha abierto las puertas para que la relación entre consumo moderado de cafeína y disminución de la disfunción eréctil se analicen en detalle.