El año pasado, la producción de café colombiano cerró con 14,2 millones de sacos, según cálculos de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC). Esta cifra se mantuvo igual a la reportada en el mismo periodo de 2016, alejando la producción cafetera de la meta que tiene el Gobierno Nacional de alcanzar los 18 millones de sacos a 2022.

Y aunque las lluvias del año pasado afectaron el comportamiento de las floraciones, serán las ocurridas entre el 1 de mayo y el 31 de octubre las responsables de la cosecha de este primer semestre.

Según Hernando Duque, gerente técnico de la FNC, aún no se puede determinar cómo será la cosecha de este año porque no han comenzado el operativo de medición de la producción.

“Empezamos la semana entrante el operativo de medición de la producción. Este será entre el 15 y 31 de enero que permitirá determinar el número de sacos recolectables para el primer semestre del año” aseguró Duque. Una labor que realiza dos veces al año la FNC de la mano de su centro de estudios especializados Cenicafé.

Cabe resaltar que los departamentos que tendrán la mayor parte de su cosecha durante la primera parte del año son casi todo el Cauca, Nariño, Tolima y el norte del Huila, entre otros.

El trabajo de recolección de información en campo terminará el próximo 31 de enero, por lo que entre el 10 y 12 de febrero se espera que el gerente de la FNC, Roberto Vélez, anuncie cuáles son las proyecciones estimadas para el cierre de este año.

Por su parte, las floraciones ocurridas entre el 1 de noviembre de 2017 y el 30 de abril de este año serán las correspondientes al café recolectable del 1 de julio al 31 de diciembre de 2018.