El café es uno de los productos que más aporta al Producto Interno Bruto (PIB) en los países de Mesoamérica, por los ingresos que representan la venta del café a otros países y la generación de empleo para millones de personas que trabajan principalmente en la cosecha del grano. Sin embargo, el productor de café se enfrenta constantemente a múltiples problemas como son la variación de los precios, las plagas y enfermedades del café y el cambio climático.