El café llegó al Perú hace aproximadamente 200 años de la mano de unos cuantos colonos europeos. Hoy se cultiva, ya, en 230.000 hectáreas a lo largo y ancho de la cordillera de Los Andes, a temperaturas templadas y alturas entre los 900 y 1.800 metros sobre el nivel del mar. Esta importante extensión de cultivos -323 millones de cafetos-, ofrece trabajo de forma directa a 117.000 familias, e indirectamente a 1.000.000 de personas más. La especie arábica es prácticamente la única que se cultiva en el país, siendo las variedades Típica, Bourbon, Caturra y Catimor, las más numerosas.