Uno de los problemas más graves que enfrentan los pequeños productores de café, son los bajos rendimientos por hectárea, y deterioro de la calidad del producto.