El trabajo buscaba conocer si la diferencia de precios entre los productos sostenibles y convencionales realmente beneficia a los agricultores y al medio ambiente, como estudio de caso se eligió los cafés sostenible y convencional que se producen en Perú y se consumen en Suecia. Nuestro país es el abastecedor más grande de café sostenible en el mercado sueco, además la cadena de la mercancía café Perú-Suecia no se había estudiado previamente.