Las coberturas vivas superficiales son aquellas plantas, principalmente leguminosas, que se asocian con los cultivos como el café, con la finalidad de proteger la erosión y recuperar la fertilidad de los suelos, ya que funcionan como fuente proveedora de nutrientes y materia orgánica. La principal característica de las plantas leguminosas es que tienen la capacidad de fijar el nitrógeno presente en el aire a través de los nódulos presentes en sus raíces y transformarlo en nutriente aprovechable para la planta.