Una de las principales actividades económicas que se realiza en estos países es la producción de café, que además de representar un ingreso para los hogares, es un patrimonio natural y cultural en la región.

El café es uno de los productos que más aporta al Producto Interno Bruto1 (PIB) en los países de Mesoamérica, por los ingresos que representan la venta del café a otros países y la generación de empleo para millones de personas que trabajan principalmente en la cosecha del grano.

Sin embargo, el productor de café se enfrenta constantemente a múltiples problemas como son la variación de los precios, las plagas y enfermedades del café y el cambio climático.

Por esta situación surge el proyecto “Cambios Globales y Café”, que se propuso estudiar las estrategias de adaptación de las familias de pequeños productores de café ante estos cambios globales en Costa Rica, Guatemala, Honduras y México, países que pertenecen a Mesoamérica.

El estudio lo realizó un grupo de especialistas en antropología, ecología, economía, agronomía y expertos en clima y plagas de varias instituciones de investigación de los países participantes.

El proyecto se realizó del año 2003 al 2015, en tres etapas. En este folleto se cuenta la historia de lo aprendido en estos doce años de investigación, dándole prioridad a los resultados obtenidos en la última fase del proyecto donde se quería saber sí las prácticas agrícolas impulsadas en la certificación del café podrían ayudar a crear un ecosistema más resistente a los cambios globales.