La tecnología de abonamiento orgánico de cafetales renovados consiste en aplicar al suelo fertilizantes orgánicos (compost, biol, etc.) producidos por los propios productores en sus fincas y, en algunos casos, complementarlos con fertilizantes orgánicos externos (guano de islas, sulfato de potasio, ulexita, roca fosfórica, etc.). Esto con el fin de suministrar al cultivo de café los nutrientes necesarios que permitan incrementar en forma sostenible los rendimientos productivos, la calidad y la reducción de los niveles de incidencia de las plagas y enfermedades.